Hola a todos de nuevo!!!

Vuelvo a estar por aquí, para hablaros de un libro que leí también en 2018 y que me gustó mucho, y fue uno de esos bonitos hallazgos que presientes que se van a quedar contigo mucho tiempo y que no vas a parar de recomendar.

Conocí a Alejandro Palomas, por la redes, y a través de reseñas, pero sobretodo empezó a sonar fuerte tras ganar un premio literario con un amor, a pesar de ya tener una larga trayectoria literaria, así que no tardé en incluirlo en mi TBR ( to be read) del año, pero decidí empezar por esta especie de trilogía, y digo especie, porqué lo único que comparte es personajes y se pueden leer totalmente por separado pero…. yo me decidí por hacerlo por orden.

Su sinopsis dice así :

«El retrato de una ciudad acogedora y esquiva a partes iguales, de una familia unida por los frágiles lazos de la necesidad y del amor y la mirada única de una mujer maravillosa en un momento extraordinario.

Faltan unas horas para la medianoche. Por fin, después de varias tentativas, Amalia ha logrado a sus 65 años ver cumplido su sueño: reunir a toda la familia para cenar en Nochevieja. Una madre cuenta la historia de cómo Amalia entreteje con su humor y su entrega particular una red de hilos invisibles con la que une y protege a los suyos, zurciendo los silencios de unos y encauzando el futuro de los otros. Sabe que va a ser una noche intensa, llena de secretos y mentiras, de mucha risa y de confesiones largo tiempo contenidas que por fin estallan para descubrir lo que queda por vivir. Sabe que es el momento de actuar y no está dispuesta a que nada la aparte de su cometido.
Un cartel luminoso que emite mensajes desde una azotea junto al puerto, una silla en la que desde hace años jamás se sienta nadie, una Barcelona de cielos añiles que conspira para que vuelva una luz que parecía apagada, unos ojos como bosques alemanes y una libreta que aclara los porqués de una vida entera… Una madre no es solo el retrato de una mujer valiente y entrañable, y de los miembros de su familia que dependen de ella y de su peculiar energía para afrontar sus vidas, sino también un atisbo de lo que la condición humana es capaz de demostrarse y mostrar cuando ahonda en su mejor versión. «

El libro, simplemente, me ha parecido un regalo, precioso, muy diferente y único, es de aquellos libros íntimos, lentos , pero que a la vez atrapan, y que cuando llegan a su final son absolutamente conmovedores. Una “ pluma “ exquisita y muy poética, que me ha encantado descubrir, de aquellas que desnudan sensaciones, emociones, , pero en mi opinión, recomendada para lectores asiduos. Una historia simple, ( de hecho el libro sólo pasa durante la noche de fin de año pero con flasbacks al pasado) que versa sobre una familia común, con sus luces y sus sombras, dónde el autor da verdaderas lecciones de vida. Y unos personajes que son verdaderas obras de arte, en especial Amelia. Me he reído ( y mucho con sus ocurrencias ) a la par que me he emocionado. Os lo recomiendo si quereis algo intimista, y disfrutar de buena literatura, no creo que sea un libro ágil ( aunque por contra ) se lee rápido , pero merece mucho la pena.

Y para despedirme os dejo algunas de las frases que subrayé ( por desgracia no se me guardaron todas ) , y que me encantaron:

 » Creíamos cosas que se creen porque alguien, en un rincón de nuestras historias, nos dibuja mapas del tesoro con pistas falsas. Luego, cuando esos mapas nos llevan al cofre prometido, saltan los candados y con ellos la sorpresa. Con el tiempo aprendemos que los mapas son de quien los dibuja, no de quien los persigue, y que en la vida sonríe más quien mejor dibuja, no quien más empeño pone en la búsqueda.»

» No podemos seguir pidiendo perdón por vivir «

«Que difícil es hablar así, sabiendo que todo lo que no sea hablar de lo que realmente importa, es simplemente ruido. Huecos a rellenar «

Hasta la próxima !

Silvia.

Comparte:
error