Alguien a quien aprecio mucho me regaló, para mi sorpresa, este libro hace poco 😉

Pese a lo breve que es -no llega a doscientas páginas- y aunque el principio de la historia consiguió captar mi atención, no he podido disfrutarlo como debería y es que, el lenguaje tan recargado, académico en muchos casos y poco espontáneo de la autora, no han contribuido a ello. Un vocabulario tan específico y denso me ha dificultado las tareas de comprensión y entretenimiento que una espera obtener a través de la lectura del libro.

No obstante, me ha gustado especialmente que esté ambientado en lugares diferentes -uno de ellos, Grecia- y que la protagonista muestre sus miedos, sus ansiedades y sus luchas internas sin ningún tipo de tapujos. Es hora de que las vivamos con total naturalidad en nuestras vidas también.

¿A alguien de por aquí le suena la obra o la ha leído?

SINOPSIS:

Sofía viaja a la isla de Astipalea, en Grecia, para participar en un seminario sobre la Antigüedad. Allí tiene lugar un encuentro inesperado, un momento pánico, sagrado. A su regreso, se va deslizando hacia el delirio. ¿A quién conoció realmente en Astipalea? ¿Se trataba de un profesor de griego o, más bien, del gran dios Pan? Sofía se extravía en un laberinto de alucinaciones mientras busca una salida de los males que la aquejan.

Si en la trilogía de Las antiguas, Pilar Pedraza se centraba en un mundo clásico y fantástico, en Pánikas regresa a la novela de ambiente contemporáneo para hablarnos de quienes estudian ese mismo mundo y del reencuentro, desde la actualidad, de ese sentido arcaico y pagano de lo sagrado.

Número de páginas: 150 (formato físico)

Editorial: Ediciones El Transbordador

Comparte: