«En el pueblo seguían viviendo en aparente normalidad. A pesar del miedo que se respiraba, cada uno se ocupaba de sus quehaceres habituales y se saludaban como si la guerra no fuera con ellos.»


Me ha parecido una historia preciosa. Un libro diferente sobre la Segunda Guerra Mundial dónde la historia se desarrolla en un pequeño pueblo. Aquí la guerra se vive de otra forma, también hay miedo y escasez, pero no la crudeza que hay en las grandes ciudades bombardeadas o en los campos de concentración, y de las que los habitantes del pueblo sólo tienen noticia por radio sin terminar de creérselo.

Otro dato que no conocía sobre esta época fue el proceso de desnazificación que hubo cuándo terminó la guerra por parte de los aliados, cómo por ejemplo, mostrar a todos los alemanes cómo encontraron a las personas que había en los campos de concentración cuándo fueron liberados. Había paneles muy grandes cubriendo un edificio del pueblo donde se mostraban fotos de los horrores encontrados en los campos de concentración nazis. A muchos habitantes del pueblo les costaba creer que esas imágenes fueran ciertas.

Una lectura pausada, pero muy fluida y muy bien escrita.
Ilse, la protagonista, me ha parecido una mujer muy fuerte y valiente, que decide huir sola con sus hijos al pueblo dónde paso su infancia, dejando atrás un matrimonio lleno de sufrimiento, allí descubre que su propiedad está ocupada y debe alojarse en una cabaña, un lugar idílico en el bosque donde los niños pasan parte de su infancia ajenos a la guerra. .
.
Aunque hay pasajes duros de forma puntual, por lo general, es una novela que no profundiza en las monstruosidades que se llevaron a cabo aquellos años. Me ha gustado mucho esta autora, y me gustaría leer su otro libro, Geranios en el balcón. Habéis leído alguno?

Tapa blanda 440 páginas
Editorial Maeva
Fecha de publicación25 marzo 2020
Otros libros de la autoraGeranios en el balcón

Comparte: