Editorial: Ediciones B

Número de páginas: 568

Sinopsis de la editorial: 

Una tierra maldita.

Una mujer dispuesta a luchar por el poder.

Un gran msiterio que debe salir a la luz.

Año 1889, La Rioja. Hay quien dice que una maldición se ciñe sobre los viñedos, secos desde hace años, de la finca Las Urracas. Mientras las grandes bodegas de la región comienzan su edad dorada, Gloria -la joven hija del propietario- languidece en la vieja mansión familiar, viendo aproximarse otro otoño sin cosecha.

Sometida a la autoridad de una tía cruel y un padre ausente, Gloria verá cambiar su vida de un día para otro cuando tenga que ponerse al frente del negocio familiar. Será entonces cuando comience una larga batalla que la enfrentará a los bodegueros y caciques locales, que no conciben tener como rival a una mujer. Y menos a una que pone en duda sus viejos privilegios…

Con la ayuda de sus hermanas, Gloria luchará por recuperar el esplendor de sus viñedos, al tiempo que se adentra en los secretos que esconden las habitaciones cerradas y los campos muertos de Las Urracas. Bajo la sombra de una maldición que solo al final sabremos si es cierta, las mujeres de esta novela lucharán, sin miedo a nada ni a nadie, por el poder que les pertenece.

Opinión personal:

Las hijas de la tierra es la primera novela que leo de Alaitz Leceaga y puedo afirmar que después de hacerlo, no tardaré en hacerme con su primer libro. Leí esta maravillosa historia por recomendación de algunas de mis compañeras de blog y, aunque desde el principio su prosa es impecable, la trama me pareció algo lenta y carente de acontecimientos significativos… Nada más lejos de la realidad tras avanzar un poco en la lectura. Es una historia con giros sorprendentes y llena de fuerza.

Las hermanas Teresa, Verónica y sobre todo Gloria, la principal protagonista, lucharán por ocupar una posición y por recuperar unos bienes que les estaban prohibidos a las mujeres en la España del siglo XIX.

La ambientación y las descripciones de la finca de Las Urracas son fantásticas y la forma de describir las supersticiones y las maldiciones que recaen sobre las protagonistas y su hogar nos hacen dudar entre lo que es real y lo que no.

Lo más destacable, desde mi punto de vista, es la capacidad de la autora para trazar el crecimiento personal de las hermanas, en especial de Gloria, a lo largo de la novela.

No os la podéis perder.

Comparte:
error