En la taberna Swan, centro neurálgico de la acción que se desarrolla en la novela, están todos perturbados con los últimos acontecimientos. Encuentran a una niña que debería haberse ahogado en el río pero que no lo hizo. Entró en el agua y pareció morir allí. Alguien la sacó, descubrió que no tenía pulso, no respiraba y tenía las pupilas dilatadas. Todas las pruebas indicaban que estaba muerta pero no lo estaba. ¿Cómo es posible? ¿Los muertos pueden volver a la vida? ¿Acaso hay alguna explicación científica para explicar tal cosa? Recordemos que nuestros congéneres terrestres que respiran oxígeno derivan de la vida acuática. En otros tiempos vivimos debajo del agua igual que ahora vivimos sobre la superficie…

La magia de esta novela reside, al menos a mi parecer, en dos grandes factores: por un lado, el hecho de que se traten de manera paralela las vidas de los diferentes personajes y la evolución de los diferentes afluentes del río Támesis, que podríamos decir que es tratado como un personaje principal más de la obra, destacando en todo momento la brutal conexión que existe entre el río y sus gentes. Por otro lado, el mayor de los enigmas: ¿qué pasó con la pequeña que fue encontrada en el río?

He disfrutado mucho de esta maravillosa historia impregnada en misterio que, debido a su lenguaje embriagador, y pintoresco, además de su gran calidad en cuanto a narración, en todo momento me ha dado la sensación de que alguien me estaba contando un cuento, una especie de leyenda con siglos y siglos de historia.

Os invito a que le deis una oportunidad y disfrutéis de esta evocadora historia. Y si es así, contadme: ¿os ha gustado?

SINOPSIS:

En una oscura y brumosa noche, en el pequeño pueblo inglés de Radcot, a orillas del Támesis, los lugareños se reúnen en la taberna Swan para compartir un trago e historias llenas de sabiduría popular. Con seiscientos años de antigüedad, la posada es famosa por reunir a los mejores narradores de cuentos populares, pero esa noche la tertulia nocturna se ve interrumpida por la llegada de un hombre misterioso empapado en sangre que carga en sus brazos a una niña inconsciente. Antes de que el hombre pueda emitir explicación alguna, cae derrumbado. Mientras tanto, río arriba, dos familias buscan desesperadamente a sus hijas, Alice Armstrong, a la que nadie ha visto desde hace veinticuatro horas tras el suicidio de su madre, y Amelia Vaughan desaparecida dos años atrás sin dejar rastro.

Número de páginas: 608 (formato físico)

Editorial: Lumen

Comparte:
error