-» 𝑳𝒂 𝒗𝒊𝒅𝒂 𝒆𝒔 𝒆𝒔𝒐 𝒒𝒖𝒆 𝒕𝒆 𝒑𝒂𝒔𝒂 𝒎𝒊𝒆𝒏𝒕𝒓𝒂𝒔 𝒉𝒂𝒄𝒆𝒔 𝒐𝒕𝒓𝒐𝒔 𝒑𝒍𝒂𝒏𝒆𝒔»-

El tigre y la Duquesa es un thriller cortito que de manera sencilla nos cuenta en flashback que ha pasado y porqué aparece muerta nuestra «duquesita» en un banco en el parque.

Basándose en una banda real de ladrones bastante peligrosa llamada los «pink panthers» nuestro autor crea un texto con asesinatos, cuernos, mafias, robos, ambiciones desmedidas…

Todo esto forma la trama de este libro, que con este cóctel y con una Inspectora (Elsa Giralt) un poco perjudicada por el alcohol, llega a buen puerto, (en lo que se refiere a la resolución del asesinato), no sin antes bajar a los infiernos infringiendo normas, saltándose la legalidad y tapando a un compañero que es de todo menos eso.

He tenido siempre en mente al que podría ser el asesino, y he de decir que he  acertado, es un poco intuitivo y tal vez por eso me ha parecido sencillo, pero entretenido y al final te atrapa.

La inspectora Elsa Giralt está hecha unos zorros. De ser la primera de la clase ha pasado a ver como su marido la dejaba por su mejor amiga y su compañero quedaba tetrapléjico tras un tiroteo en el que ella cree que pudo haber hecho algo más.

Demasiado castigo para alguien que no había hecho nada para merecerlo.

Así que, ahora, Elsa busca el olvido -momentáneo o definitivo, lo que llegue primero- en el fondo de una botella de ginebra.

Pero la vida es caprichosa y una mala mañana, precisamente a la puerta de su casa, aparece el cadáver de una joven -un bellezón, todo sea dicho- que ha muerto con una puñalada en el costado y una sonrisa en los labios: un binomio curioso que no deja a nadie indiferente.

Tampoco a Elsa, que se agarra al caso como a un clavo ardiendo, consciente de que puede ser su última oportunidad antes de ver como su carrera, y hasta su vida, se evaporan en la nada.

Con la ayuda inesperada de Santi -otro poli a quien no le han contado que el tipo Harry el Sucio ya no se lleva- empieza a tirar del hilo hasta descubrir que lo que parecía otro caso de violencia machista está conectado con el reciente atraco a una joyería de la ciudad en el que el botín superó los veinte millones de euros.

Un golpe que lleva el sello inconfundible de la banda de ladrones de joyas más audaz y buscada del planeta: los veteranos de la guerra de los Balcanes mundialmente conocidos como los Pink Panthers.

Imagen de Jordi Solé tomada de la web del diario de Sabadell

@lectorascotorras #lapichulinalee #lectorascotorras10 #eltigreyladuquesa @jordisole #unanubedelibros #bookstagramers #libros #read #leeresdeguapas #leeresvivirdosveces #books #reseñas #adictaalalectura

Comparte: