Editorial: Círculo Rojo.

Número de páginas: 294.

Sinopsis de la editorial: Abindarráez es hecho cautivo por los cristianos. El alcaide del castillo de Álora (al-Lura) lo deja marchar para ir a sus esponsales, a cambio de darle su palabra de volver una vez realizada la boda. Por cumplir con su honor, el alcaide le levanta el cautiverio y le concede un medio de vida, una almunia donde vivirá junto a dos matrimonios: uno musulmán y otro mozárabe. Mas la vida de los moriscos no era fácil en la España de finales del XV y principios del XVI.

Opinión personal: Esta es una reseña muy especial ya que se refiere a una novela escrita por mi antiguo maestro y tutor Lucas G. Rengel. Su lectura me ha hecho aventurarme, además, a una época de la historia española sobre la que no tengo costumbre de leer y me ha gustado alejarme un poco de mis preferencias y descubrir algo nuevo.

El hijo del capitán fue mi última lectura del mes de agosto. Una novela histórica ambientada en los últimos años de la reconquista y algo posteriores en la localidad malagueña de Álora. Nos narra la vida de Abindarráez, un musulmán de buena familia que es obligado a abandonar su hogar en Granada y comenzar una nueva vida un tanto más difícil.  

A través de las vivencias y aventuras del protagonista y de sus familiares y con un estupendo trabajo de documentación, el autor nos acerca a la sociedad, a la cultura y a las costumbres de la época. También refleja la difícil convivencia de la religión cristiana y la musulmana y como en muchos casos la amistad y el amor sobrepasan esta barrera.

Abindarráez me ha parecido un personaje entrañable. Con su integridad y honestidad es de los que perduran en el corazón una vez finalizada la lectura. La historia de su vida es emocionante y también emotiva. Cargada de historia que, aunque ya es lejana, también es nuestra.

El hijo del capitán es una bonita novela que recomiendo. 

Enhorabuena, Don Lucas.

Comparte: