La gente buena tiene un don para irradiar cariño, para producir campos de fuerza donde poder cobijar a los demás, y en parte gracias a esas personas y a la constancia de sus gestos amables, la humanidad todavía no se ha extinguido.”

El mapa de los afectos.

<<Los premios y yo…yo y lo premios.>>

Hace años que no corro a buscar los premios Planeta, que no busco en cuanto sale el premio Nadal o que no me animo con premios como el Premio Primavera de Novela o el Fernando Lara. ¿Por qué? Pues porque me he llevado tremendas decepciones al encontrarme libros que no me han aportado nada y de los que todo el mundo habla tan bien que me pregunto si no seré yo la rara. Con el último que me pasó fue con “Un mar violeta oscuro” de Ayanta Barili, lo leí a trancas y barrancas y ya por orgullo lo terminé, pero para mí fue una pérdida de tiempo.

Con “El mapa de los afectos” me ha pasado algo parecido. Me ha dejado que ni fu ni fa. <Lo he leído por dos razones: Es corto y el tiempo perdido si no me gustaba no iba a ser mucho, y porque algunas personas a las que sigo y suelo coincidir en gustos si les ha gustado. Pues bien, esta vez no coincidimos.

Os dejo la SINOPSIS y luego ya os cuento algo más de por qué no me ha gustado:

Valeria, una joven maestra de escuela que tiene una relación secreta con Tom, que le lleva treinta años, se enfrenta al dilema de los sentimientos y quiere entender el significado del amor. En el pueblo donde enseña, Lilian desaparece sin motivo aparente mientras su marido está en la otra punta del mundo. Greg, un hombre a quien le pierden las mujeres, frecuenta un club de alterne de los alrededores para ahuyentar su descontento, hasta que un día se ve descubierto de la peor manera posible.

A partir de momentos como estos en el transcurrir de una pequeña comunidad rural, nos adentramos en los misterios cotidianos de sus habitantes. Las vidas de todos ellos no solamente se irán cruzando a lo largo de más de dos décadas, sino que estarán condicionadas por la fuerza magnética de los afectos, la aleatoriedad del azar o por la justicia poética que a veces nos traen los acontecimientos más inesperados.

LA AUTORA.

ANA MERINO: Nacida en Madrid en 1971, es una novelista, poeta, dramaturga y teórica española de la historieta, ganadora del premio Nadal de novela en 2020 por su obra El mapa de los afectos.  Pertenece a la Generación Poética del 2000. Es licenciada en Historia Moderna y Contemporánea por la Universidad Autónoma de Madrid, realizó una maestría en Columbus, Ohio y el doctorado en la Universidad de Pittsburgh, donde escribió una tesis sobre el cómic en el mundo Iberoamericano. Es hija del escritor José María Merino. Es catedrática y fundadora del MFA de escritura en español en la Universidad de Iowa, el cual dirigió en su primera etapa de 2011 a 2018. También colabora como columnista en El País. Fuente: Wikipedia.

Y llegamos al meollo de la cuestión: ¿Por qué no me ha gustado tanto como a la mayoría?

Nada más empezarlo me enganché, si, el primer capítulo, en el que descubrimos la relación secreta de Valeria y Tom, vista desde los ojos de otro vecino que les espía, me llamó mucho la atención. Pero el problema es que, de repente, y sin prácticamente avisar saltamos a otra historia que, en principio, no sabemos qué tiene que ver. Y ¿Sabéis que? así todo el libro.

Vamos saltando de personajes en personajes, y además corriendo el tiempo de una manera demasiado rápida, y descoloca y descuadra. Yo no sabía si es que los nombres los leía mal, si era yo la que andaba perdida o si era una especie de juego.

Pero a medida que iba cambiando de escenario y de personajes me daba cuenta de que todos estaban conectados de alguna manera, a través de otros personajes o a través de lugares. Quizás es lo único que puedo sacar en positivo, esta teoría que defiendo desde hace años en mi otro blog y que se basa en que todos estamos unidos de una u otra manera por hilos invisibles que tejen nuestras vidas. Pero ya. No hay nada más que pueda destacar en positivo, y me fastidia ser esta oveja negra que a un «señor» Premio Nadal le ponga calificación negativa.  

Aunque reconozco que seguí leyendo ya por curiosidad de ver esos hilos me he quedado a medias con todas las historias. No profundiza en ninguna y todas las veo cojear. E incluso hay ciertos personajes (para los que lo hayáis leído el que muere de un infarto por ejemplo) que de verdad que no sé qué pintan en el libro.

Entre otras opiniones que he leído hay algunas que ensalzan los lugares, ¿qué lugares? No describe en profundidad nada más que el bosque y tampoco mucho. El medio Oeste Americano es aburrido, serio y poco agradable de visitar, es lo único que saco en claro de la localización del libro.

Y además el final es como: ¿Ya? ¿Así va a terminar? Para mí que quería hacer como que se cierra el círculo pero desde mi punto de vista cierra uno el resto queda inconcluso y libre a la imaginación de los demás. Es cierto que algunos los ha ido cerrando sobre la marcha, pero de manera corta y como de pasada.

Y por cierto, el alegato de los galgos en España y esa manía de generalizar con los cazadores en nuestro país poniéndolos poco más a todos que de asesinos…no me gusta ni un pelo ni medio. No digo que no haya bárbaros que lo hagan, pero ni son la mayoría ni son tantos como se dice. En fin…

Así que sintiéndolo mucho yo esta vez me reafirmo: Los premios literarios y yo no nos llevamos bien.

Espero no haber herido sensibilidades.

Gracias por leer mi reseña completa y si me dejas un comentario aquí debajo te lo agradecería mucho, así seré yo quien te lea y sabré si te gusta, o no, lo que escribo.

¡Saludos para todos!

CSMplus

Comparte: