Tras el primer título de la saga, que me gustó bastante, y tras el segundo, que en mi opinión, decayó algo la trama y el ritmo que se utilizaba para contar la historia, tenía ganas de leer su desenlace y poder evaluar la trilogía desde una perspectiva más general y completa. No obstante, he de decir que me ha decepcionado bastante y que, bajo mi punto de vista, emborrona bastante la opinión que el lector/la lectora pudieran tener de ella hasta ahora.

Me ha parecido un libro insulso, que no profundiza apenas en los personajes que tienen lugar en la historia, repitiendo los mismos pasajes una y otra vez de manera diferente pero sin avanzar en el argumento bajo ningún concepto.

En definitiva, me da pena que no haya sido capaz de transmitirme ni frío ni calor, pero no es mi estilo edulcorar la reseña de ninguno de los libros que leo. En esta ocasión la resumo en dos adjetivos: SOSO Y DECEPCIONANTE.

SINOPSIS:

Augsburgo, 1920. El estado de ánimo en la villa es optimista respecto al futuro. Paul Melzer ha regresado del frente y toma las riendas de la fábrica decidido a que el negocio familiar recupere su antiguo esplendor. Las cosas van bien incluso para su hermana Elizabeth, que regresa a casa ilusionada con un nuevo amor.

Pero «felices para siempre» puede estar aún lejos para los Melzer. Marie, la joven esposa de Paul, quiere cumplir un viejo sueño: tener su propio taller de moda. A pesar de que sus modelos y sus diseños gozan de éxito, su alegría se ve empañada por las constantes discusiones con su marido.

Incapaz de soportarlo más, Marie, la mujer que mantuvo a flote la fábrica, la villa y a toda la familia cuando más la necesitaron, toma una dura decisión y abandona la mansión junto a sus hijos.

Número de páginas: 560 (formato físico)

Editorial: Plaza & Janes

Comparte:
error