El funeral de Lolita me ha parecida una novela breve muy entretenida, pero nada más. Cuenta con unas reflexiones buenísimas y hay ciertas situaciones que son la mar de divertidas, porque la protagonista, Helena, desde luego, no puede ser más peculiar.

No obstante, otras me han abochornado un poco y no me han hecho leer del todo cómoda ciertas escenas, puesto que la relación altamente sexual que existe entre una niña taaan joven y su profesor, bastante más mayor que ella, no termino de interpretarla y entenderla como algo 100% natural.

Independientemente de esto último, opino que afirmar categóricamente que es el libro del año, en cuanto a la abrumadora y tan buena crítica que está teniendo, me atrevería a decir que es un tanto exagerada, como por desgracia, pasa demasiadas veces. Al fin y al cabo, no te puedes dejar llevar por ella y dar nada por cierto. Para salir de dudas, lo mejor es que te lo leas y en base a eso opines tú misma. ¿No creéis? Y eso es justo lo que he hecho.

SINOPSIS:

«No sé ni siquiera si estás viva, pero tenía que decírtelo: Roberto ha fallecido esta mañana en…», dice el mensaje de Rocío, una antigua compañera del instituto, y el corazón de Helena da un vuelco. Igual al día en que advirtió que se había enamorado de su profesor de literatura. Ahora tendrá que enfrentarse a su muerte y a sus recuerdos. Helena conoce la muerte (ha perdido a sus padres, en circunstancias muy distintas), pero la de Roberto agitará todos los fantasmas.

En el tanatorio la espera Rocío, a quien Helena entregó hace muchos años su diario, pero también Laura, la viuda de Roberto, quien insiste en invitarla a su casa. Joven, reputada y polémica crítica gastronómica, Helena analiza, recomienda y censura sabores y platos, pero no sabe qué hacer con su vida. En su Alcalá de Henares natal, lejos de la revista en la que trabaja y de su pareja, mientras los recuerdos la asaltan y le anudan el estómago, deberá decidirlo.

Número de páginas: 192

Editorial: LUMEN

Comparte:
error