“Encontrar a las personas adecuadas con las que te sientas cómoda toma tiempo”

El autobús de la miel, Meredith May.

¡Hola lectores! Este fin de semana he tenido mucho tiempo y por fin he podido publicar reseñas que tenía atrasadas.

En este caso quiero compartir con vosotros una lectura que me ha llegado desde Lince Ediciones, desde aquí quiero deciros que os agradezco muchísimo el ejemplar porque me encantan los libros diferentes, los que no te esperas y que tienen una temática original, por lo menos en el hilo conductor de la historia. Y si alguien quiere saber algo más podéis entrar aquí: http://www.linceediciones.com/es/libro/el-autobus-de-la-miel/

Con una portada bonita, que transmite inocencia, olor a verano y suavidad, es sin duda un libro que, sin convertirse en el libro del año sí que me ha dejado un buen sabor de boca. Tiene la sencillez de ver el mundo desde los ojos de una niña y lo complicado de lo que esa niña ve  través de esos mismos ojos.

LA AUTORA

MEREDITH MAY  es periodista galardonada muchas veces a lo largo de su carrera, durante sus 16 años trabajando en el San Francisco Chronicle ganó premios importante periodísticos y también fue seleccionada para el premio Pulitzer por una serie sobre un niño Iraquí herido durante la segunda Guerra del Golfo .

Actualmente es profesora de periodismo y podcasting en Mills College en Oakland y vive en San Francisco donde cuida varias colmenas en un huerto comunitario ya que además de todo lo dicho antes, es la quinta generación de apicultores de su familia. Todo esto le ha permitido hacernos partícipes del mundo de las abejas de una manera tan cercana y tan interesante que es, sin duda la parte que más he disfrutado del libro.

SINOPSIS.

La historia arranca en el momento en el que los padres de Meredith, de tan solo cinco años, tienen una brutal pelea y deciden divorciarse. Esto implica que Meredith se vea arrastrada por su madre y junto a su hermano Mathew a casa de sus abuelos maternos en Big Sur, California.

Contada en primera persona, ya que es la propia biografía de la autora, vamos a conocer a su mejor apoyo, su persona favorita y la que le va a ayudar a ser quien, al final es. Su abuelo. Un hombre bastante excéntrico, con buen carácter pese a su recta y adoctrinadora mujer. Apicultor desde siempre le enseña el mundo a Meredith a través de las abejas. Dentro del autobús donde fabrica la miel, aparcado detrás de la casa, y en sus viajes en camioneta a las colmenas, las abejas nos van a ir mostrando cómo a ella la ayudaron a ver que la familia no debe ser como la suya, que no son egoístas, que cuidan unas de las otras, trabajan duro, tienen cada una su rol en la colmena y las decisiones que toman son de manera democrática y para conseguir un futuro mejor.

Mientras su madre cae en una profunda depresión ella saldrá delante de una manera entrañable por el inquebrantable vínculo que creó con su abuelo.

¿QUÉ ME HA PARECIDO EL LIBRO?

Para comentaros MIS IMPRESIONES  esta vez quiero empezar por el final. Obviamente sin desvelar más de la cuenta y sin contaros más de lo que creo que se debe contar en una reseña.

Me ha dejado con un buen sabor de boca, sin llegar a convertirse en uno de mis libros del año, no sé si entrará en mi Top ten, pero dejando un poso de aprendizaje y unas cuantas reflexiones gracias a ese abuelo y a esas abejas que forjaron una mujer como la que al final es Meredith.

Los personajes son pocos, pero son los justos. La gran protagonista es Meredith y todo gira en torno a ella, no por ser el centro de la historia, ya que personalmente creo que esta historia es como es por su propia madre, sino porque es ella la que ve el mundo en primera persona y con la que vamos a viajar durante unos cuantos años por una existencia que, gracias a su abuelo, no es un desastre.

Todo se desarrolla, o casi todo, en California. En la casa de los abuelos maternos y en el autobús de la miel. Un antiguo autobús militar reconvertido por el apicultor en su laboratorio para hacer la miel y meterla en tarros. De hecho es, siendo lo que parece un lugar angosto y caluroso, la gran vía de escape de los personajes que lo necesitan. Se convierte en su santuario dulce y tranquilo en el que el trabajo les da alas para ser ellos mismos y concentrarse en las cosas importantes.  

COSAS QUE ME HAN ENCANTADO DEL LIBRO.

LAS ABEJAS SON ANIMALES INCREÍBLES. He de reconocer que cada vez que contaban cosas sobre ellas he tirado de Google y, el cien por cien de las veces, lo contado es real. Su organización dentro de las colmenas, sus modos de comunicación, de crear una reina, de reproducirse, de morir…todo es real y me ha acercado a un mundo fascinante sin el que, además, el resto de naturaleza quedaría muerta. Recordad que el día que las abejas se mueran…la vida comenzará a extinguirse.

LA DEPRESIÓN ES UNA ENFERMEDAD CRUEL y la veremos a través de la madre. Y además la vamos a ver desde varios puntos de vista. La madre que la padece, los hijos que sufren porque son pequeños y no entienden la enfermedad de su madre, cuando crecen porque no sabe cómo enfrentarse a una mujer así y a través de la abuela, que, sin recurrir a ninguna ayuda externa creo que lo intenta pero fracasa debido a un orgullo que quizás debía de habérselo también mirado.

LA FAMILIA NO ES MAMÁ, PAPÁ Y SU DESCENDENCIA, y en este libro lo vemos tan cercano que me ha gustado mucho sobre todo el abuelo y la relación con Meredith. Sin ser una familia al uso, sin además tener unos lazos de sangre en algunos casos, podríamos compararlos con las abejas que cada una tiene su cometido pero que se cuidan unas a otras.

Las intervenciones, pequeñas, del padre de Meredith, y de una amiga de la secundaria, hacen que Meredith anhele lo que no tiene y desee que las cosas cambien. Pero entiende que no está en su mano. Una niña de 10 u 11 años no puede tomar ciertas opiniones de una manera consciente y cabal.

Pero por el contrario también veremos la gran importancia que tiene una madre sobre todo para una hija. Ese desapego de su madre forjará un carácter de superación en Meredith pero a costa de muchas desilusiones y de muchas lágrimas. Nos vamos a encontrar con escenas duras, que si bien están contadas de manera dulcificada, nos afectarán y puede que incluso lleguemos a odiar a esa madre que ni si quiera comparte el contenido de un frigorífico con ellos o entra en cólera por gastas un chorro de agua caliente más de la cuenta.

MUCHAS VECES LA REALIDAD SUPERA LA FICCIÓN y al ser una historia real esta nos va a contar las cosas como fueron, no sé hasta qué punto ha usado ficción pero la base sí que sé que es su vida de pequeña. Muchas de las situaciones que van viviendo te imaginas que, por ser un libro, terminarán de otra manera, pero no, la crueldad de la realidad golpea a la niña, a su hermano y a los que les rodean en donde más les duele.

LOS PEQUEÑOS DETALLES PERMANECEN INALTERABLES. Recordar como una noche fue bonita porque al final de un día horrible fabricaron velas con el abuelo y sacaron los candelabros de plata, descubrir el baile de la abeja que pensaba que el abuelo se inventaba, entender que su madre sí que guardó un mechón de su pelo aunque al final no lo quisiera o hacer memoria y oír una canción de los Beatles sin poder contener el llanto. Todo esto al final es lo que se queda. Lo malo se termina perdonando.

LAS DESCRIPCIONES son magníficas. Sobre todo las descripciones de olores que hacen que te teletransportes a algunas escenas y te descubras recordando a qué huele la vainilla o el coco…

MI CONCLUSIÓN esta vez es que un libro sin pretensiones de ser una obra maestra, contando la realidad de una infancia diferente y difícil, pero con sus buenos momentos, entretejida con la interesante vida de las abejas, puede ser una bonita lectura para disfrutar sin prisa. Para cogerle cariño a un personaje y cerrar el libro y pensar: “Me ha gustado”.

Gracias por leer la reseña completa.

Si has llegado hasta aquí me gustaría saber lo que te ha parecido mi reseña, ¿Me dejas un comentario?

Saludos para todos.

CSMplus.

Comparte:
error