En cuanto vi este libro, supe que tenía que leerlo, si su portada ya es una maravilla, su sinopsis no lo es menos. Y es que cumple todos los requisitos de mis novelas preferidas, antigua mansión, secretos, sucesos paranormales y una mujer con carácter como protagonista.

La historia se desarrolla en tres épocas, S. XVII, S. XIX y la actualidad.

En el siglo XIX, Elsie se queda viuda y hereda la mansión de su difunto marido. Acompañada de Sarah (prima de su marido) y embarazada, se instala en la antigua casa, The bridge, donde se darán extraños sucesos que tienen su origen en los antepasados de su marido. Habremos de traladarnos al S. XVII para saber que sucedió allí: algo que no debe salir a la luz.

El libro comienza con Elsie ingresada en el hospital St. Joseph´s tratando de recordar que sucedió en la vieja mansión. ¿Poque está ingresada? ¿Qué ocurrió en la mansión?

Elsie, ya viviendo en la casa, descubre una habitación cerrada con llave y que esconde un diario, al que no es nada fácil acceder, pués está custodiado por los acompañantes, una colección de antigüedades que son unas figuras de madera pintada. La viuda nota que los ojos de una de las figuras siguen todos sus movimientos, y que harán lo inimaginable por proteger los secretos que guarda el diario.

La historia se va desarrollando entre un siglo y otro, donde también conoceremos otros misteriosos personajes que habitaron la casa y que son el origen de estos sucesos tan inquietantes.

El final me ha encantado y sorprendido por igual, ya que hasta la última palabra del libro, se mantiene el suspense y es una vuelta de tuerca más a la historia.

Este es un género que me apasiona, el terror gótico y los sucesos paranormales, si os gustan este tipo de historias, este es un imperdible del género.

Tapa blanda: 400 páginas

Editor: Editorial Del Nuevo Extremo, S.L.; Edición: 1 (9 de mayo de 2018)

Sinopsis:

Ambientado en una mansión rural en ruinas, Compañías silenciosas es una inquietante historia gótica de fantasmas que provoca escalofríos. Elsie, recién casada y también recién enviudada, es enviada a vivir su embarazo en la deteriorada casa de campo de su difunto esposo. Rodeada de sus nuevos y resentidos sirvientes y de aldeanos hostiles, Elsie solo cuenta con la incómoda compañía del primo de su marido. En su nuevo hogar se encuentra una habitación cerrada con llave, y detrás de esa puerta se encuentra un diario de doscientos años y una figura de madera pintada profundamente inquietante y con un parecido sorprendente a ella misma…

Comparte:
error