Cariño es el lugar que actúa como nexo común entre las historias de Mateo y Sofía, protagonistas de esta maravillosa obra, que lleva el mismo nombre por título.

Por un lado, Mateo se escapa de casa para buscar a su padre, a quien nunca ha conocido, y cuya búsqueda le lleva hasta el pueblo de Cariño.

Por otro lado, Sofía visita a su exnovio, quien acaba de sufrir un accidente, y a quien conoció en ese mismo lugar.

Bien hilada, escrita y conducida, se trata de una breve y recomendable novela que presenta, en un primer momento, a cada uno de sus personajes por separado y de manera inconexa (detalle que me encanta) para mostrarnos más adelante la relación que existirá entre ellos cuando el destino cruce la vida de ambos.

Una de las citas que más me ha gustado es: «En Papúa Guinea se utiliza la expresión «AWUMBUK» para definir el vacío que dejan las visitas cuando se marchan. Es como si, para quienes se quedan solos, la sala en la que un instante antes hubo una persona se volviese mucho más grande e inhóspita». 

SINOPSIS:

Mateo, ante la inminente muerte de su madre, se escapa de casa siguiendo el rastro de su padre, un imitador de Elvis que desapareció antes de que él llegase a nacer. Sofía, una mujer en la treintena, visita a su antiguo novio después de que este pregunte por ella al despertar de un grave accidente de tráfico tras seis años sin verse. Allí, en el pueblo de Cariño, donde los padres de Mateo se conocieron y Sofía vivió algunos de los mejores momentos de su relación, sus trayectorias se encontrarán hasta llegar a fundirse. Cada uno persigue sus propios fantasmas, pero el recuerdo, el olvido, la realidad y los relatos que han construido para darle sentido se confundirán mientras tratan de recomponer los pedazos rotos de sus vidas.

Número de páginas: 216 (formato físico)

Editorial: Alianza Editorial

Comparte:
error