“Ahora puedo decir convencida

que he decidido unirme

al aquelarre de brujas que vuelan sin escoba,

a las que molestan,

a las que saben más de la cuenta,

a las que se cuestionan la sociedad

conforme está construida.

Hemos sido atacadas y perseguidas

durante toda la historia;

pero cuidado,

porque estamos aprendiendo

a controlar

el fuego de la hoguera”.

Esta fantástica obra nos cuenta la historia de una chica que, juzgada por los cánones de belleza de la sociedad, no es capaz de quererse a sí misma tal como es. Reniega de su esencia y de su cuerpo, de un aspecto físico que no cumple con lo estipulado por el mero hecho de ser diferente y que la hace sentir culpable por no parecerse al de las modelos que aparecen en la publicidad que nos bombardea día tras día.

Es por esta razón por lo que esta chica, nuestra protagonista, se enamora de alguien que no la merece: un hombre completamente manipulador y celoso que la trata como si fuese un complemento de su persona. Vigila cómo viste, cuándo y cómo se maquilla, los mensajes que recibe y con qué tipo de personas trata. Además, le hace creer que sin él, estaría sola y no encontraría a nadie que la quisiera como él –aunque lo cierto es que ella no necesita a nadie que la quiera más, sino mejor-. Sin embargo, un día él decide abandonarla y la vida querrá que, a través del feminismo, ella se empodere, se quiera por fin a sí misma, comparta su historia con otras mujeres y reconozca el poder que tiene sobre su persona.

Al fin, tomando el control de su vida, y lejos de quienes le auguran un estrepitoso fracaso, esta valiente mujer, renacida de entre sus cenizas cual ave fénix, decide poner tierra de por medio y viajar a Barcelona para estudiar Bellas Artes y labrarse un futuro profesional y personal del cual es merecedora. Allí construirá la sororidad necesaria entre sus semejantes, hará de las obras feministas más destacadas sus libros de cabecera y, como no podría ser de otra manera, conseguirá ser feliz para consigo misma y los demás.

Por tanto, destacar que se trata de un libro precioso y totalmente necesario, que, a mi juicio, debería leerse en todos los centros de enseñanza con el objetivo de prevenir e instruir en materia de feminismo a las nuevas generaciones, que tanto lo necesitan.

Con unas ilustraciones brutales que no podrás dejar de admirar, Somos las nietas de las brujas que no pudisteis quemar es un canto a la vida y a la independencia de la mujer.

Número de páginas: 128 (formato físico)

Editorial: Bruguera

Comparte:
error