«Alegría», de Manuel Vilas, finalista al Premio Planeta 2019, me ha parecido una obra demasiado intensa y altamente reflexiva.

Cierto es que está plagada de citas dignas de señalar, destacar y remarcar, que invitan a la reflexión y que ahondan en el análisis sobre las pequeñas cosas (que terminan siendo las «grandes» cosas cuando entiendes de qué va la vida). No obstante, a mí, que me suelen gustar las historias con una estructura bien marcada y con sus partes bien diferenciadas y en constante evolución, me ha aburrido bastante.

Realmente no pasa nada en las 350 páginas de novela. O quizá se deba a que yo no he sabido exprimir el jugo de la historia porque no era buen momento para disfrutarla, que todo puede ser…

Resumiendo el argumento, el protagonista echa enormemente de menos a sus padres, cuyas muertes no ha superado, y debido al trauma existente al respecto, ha creado otra versión de sí mismo con la que convive y a través de la cual analiza constantemente el pasado para valorar el presente junto a sus hijos, pues se ve cada vez más cerca de la despedida y teme que la historia -cíclica- se repita, más pronto que tarde, con él.

Insisto, como manera de valorar lo realmente importante, bien. Pero como obra con la que disfrutar, no me ha producido la sensación de querer avanzar en la historia irremediablemente… Es más, he pensado en abandonarla más de una vez pero mi tozudez ha ganado el pulso. 

SINOPSIS:

Desde el corazón de su memoria, un hombre que arrastra tantos años de pasado como ilusiones de futuro, ilumina, a través de sus recuerdos, su historia, la de su generación y la de un país. Una historia que a veces duele, pero que siempre acompaña.

El éxito desbordante de su última novela embarca al protagonista en una gira por todo el mundo. Un viaje con dos caras, la pública, en la que el personaje se acerca a sus lectores, y la íntima, en la que aprovecha cada espacio de soledad para rebuscar su verdad. Una verdad que ve la luz después de la muerte de sus padres, su divorcio y su vida junto a una nueva mujer, una vida en la que sus hijos se convierten en la piedra angular sobre la que pivota la necesidad inaplazable de encontrar la felicidad.

A medio camino entre la confesión y la autoficción, el autor escribe una historia que toma impulso en el pasado y se lanza hacia lo aún no sucedido. Una búsqueda esperanzada de la alegría.

Número de páginas: 360 (formato físico)

Editorial: Planeta

Comparte: