Libro muy recomendado por muchas «cotorras», y la verdad es que no defrauda.

   Es el primer libro que leo de esta escritora y ya sé que no va a ser el último, porque me ha gustado su forma de escribir y de transmitir muchas sensaciones, que me han hecho recordar mis veranos de la infancia.

   La historia transcurre en el pueblo de la protagonista, Helena. Allí le va a tocar convivir con sus dos hermanos, los cuales son muy distintos entre sí y cada uno está en una etapa de su vida diferente. Su madre, que es bastante fría a la hora de mostrar sus sentimientos. Y los sobrinos que no están pasando una buena racha familiar.

   También se reencontrará con los vecinos del pueblo, que siguen viviendo allí y la conocen desde que era una niña y pasaba allí todos los veranos, y alguna sorpresa más.

   A lo largo del libro, se va viendo el proceso de cambio que va teniendo la protagonista, debido a su estancia en el pueblo. Cómo la va cambiando, de ser una estirada a mimetizarse con el pueblo, sus habitantes y hasta con el entorno.

   La historia en sí es bastante previsible, y enseguida te imaginas como va a ser el desenlace, pero aún así me ha gustado mucho y necesitaba leer una novela así después de dos libros de trhiller.

   Por lo tanto os recomiendo mucho este libro, y espero que os haga sentir igual de bien que a mí, recordando los olores, paisajes, ruidos, etc…de los pueblos de nuestra infancia.

Nº Páginas: 320   

Comparte:
error