Pese a que me ha costado adaptarme a los diálogos expresados de forma indirecta que abundan a lo largo de toda la historia, la novela me ha encantado, por lo que quiero agradecer a Alianza de Novelas que me haya facilitado el ejemplar.

La problemática que refleja -el no ser aceptado por el mero hecho de ser homosexual- no puede ser más actual ni más real, por lo que he empatizado rápidamente con Niru, el protagonista, desde el comienzo. Además, el autor hace unas reflexiones brutales en relación con la temática que trata y creo que lecturas como esta -que además de ser breve, se lee en un suspiro- son del todo necesarias para «educar» en la sociedad inflexible y rígida en la que vivimos, donde no está bien visto ser diferente, aunque ello sea, en realidad, lo mejor que podría pasarte.

SINOPSIS:

Niru goza de una vida aparentemente de ensueño. Se ha criado en Washington con unos padres solícitos, en su prestigioso instituto privado despunta como un estudiante brillante y un as del deporte, en otoño empezará la universidad en Harvard; la vida le sonríe. Pero Niru guarda un doloroso secreto: es homosexual, un pecado abominable para sus padres, nigerianos y muy conservadores. No lo sabe nadie salvo Meredith, su mejor amiga, hija de unas personalidades de Washington, y la única persona que no lo juzga.

Cuando su padre descubre accidentalmente que Niru es gay, las brutales repercusiones no tardan en llegar.

Número de páginas: 232 (formato físico)

Editorial: Alianza de Novelas

Comparte:
error