-«El poder es una cosa curiosa. Quién lo tiene cree que durará para siempre, como el amor en unos recién casados.»-

Esta es una historia de mujeres. Mujeres valientes, luchadoras y adelantadas a su tiempo.

Esta magnífica novela de @alaitzleceaga nos lleva a la Rioja de finales de 1800 donde vamos a ver como 3 mujeres se enfrentan primero a un padre prácticamente ausente y después a tradiciones ancestrales, siendo relegadas siempre a un segundo plano tras el varón.

Ante este hecho nuestra protagonista Gloria en mayor medida y seguida de sus hermanas Teresa y Verónica se revelan y hacen cambiar los engranajes en el pequeño pueblo donde viven y de la tierra supuestamente maldita de «Las Urracas».

Comienzan a ser consideradas y tenidas en cuenta no sin pasar por numerosas vicisitudes que todos los habitantes de San Dionisio creían que se debían a misteriosos embrujos.

Me ha gustado mucho la historia, la forma ágil de narrar los hechos y como se desarrolla este estupendo libro.

Booktrailer de megustaleer

Año 1889, La Rioja. Hay quien dice que una maldición se ciñe sobre los viñedos, secos desde hace años, de la finca Las Urracas.

Mientras las grandes bodegas de la región comienzan su edad dorada, Gloria -la joven hija del propietario- languidece en la vieja mansión familiar, viendo aproximarse otro otoño sin cosecha.

Sometida a la autoridad de una tía cruel y un padre ausente, Gloria verá cambiar su vida de un día para otro cuando tenga que ponerse al frente del negocio familiar.

Será entonces cuando comience una larga batalla que la enfrentará a los bodegueros y caciques locales, que no conciben tener como rival a una mujer. Y menos a una que pone en duda sus viejos privilegios.

Con la ayuda de sus hermanas, Gloria luchará por recuperar el esplendor de sus viñedos, al tiempo que se adentra en los secretos que esconden las habitaciones cerradas y los campos muertos de Las Urracas.

Bajo la sombra de una maldición que solo al final sabremos si es cierta, las mujeres de esta novela lucharán, sin miedo a nada ni a nadie, por el poder que les pertenece.

Alaitz Leceaga – Foto sacada de su Twitter

@lectorascotorras @alaitzleceaga @edicionesb_esp @penguinrandomhouse @megustaleer

Comparte:
error