Editorial: Salamandra

Número de páginas: 352

Tras ser atacada en su casa por un desconocido que incluso la agrede físicamente, la protagonista, Laura Blacklock, periodista en una revista de viajes, aprovecha una oportunidad que se le presenta y se embarca en un crucero de lujo para escribir sobre su viaje inaugural.

En el barco van también otros compañeros de profesión y algunos invitados ricos y famosos, junto al capitán y su esposa.

Los primeros momentos transcurren como debe ser en tal situación, un derroche de lujo, glamour, y bebidas y comidas espectaculares, hasta que la primera noche es testigo de como alguien es lanzado por la borda desde la habitación de al lado; su sorpresa será mayúscula cuando descubra que el camarote de al lado está vacío, su ocupante canceló su reserva.

A partir de ahí lucha por que la crean y no parezca que todo es fruto del alcohol, las pastillas o del trauma por el allanamiento que sufrió en su casa.

Tenia unas expectativas muy altas sobre este libro, había leído tantos comentarios positivos que me esperaba otra cosa. Aunque ha sido lo suficientemente entretenida para pasar el rato, la verdad es que ha llegado un momento que estaba deseando terminarla, no me ha parecido creíble la protagonista, ni lo que le pasa desde la mitad del libro mas o menos, por no hablar del final que no hay por donde cogerlo.

Comparte: