Editorial: Espasa

Número de páginas: 440

Sinópsis de la editorial:

Año 1914. Acaba de estallar la Gran Guerra y Julieta Carrión de la Vega llega con 16 años a Bolivia procedente de España, para reencontrarse con su padre, don Gonzalo Carrión, que dirige una mina de estaño en la ciudad de Potosí. Huérfana de madre, Julieta adora a su padre, o al menos la imagen idílica que tiene de él, pero muy pronto choca con la dura realidad. Don Gonzalo emplea niños para trabajar en la mina, y padre e hija tienen un primer y tremendo enfrentamiento. No solo eso, Julieta descubre que, desde hace años, su padre tiene una amante, Adela, una atractiva y peligrosa mestiza.

Harto de las peleas con su hija, don Gonzalo decide enviarla a una de sus propiedades en un lugar recóndito e inhóspito: El Salar de Uyuni. Allí, en un paraje de belleza salvaje, Julieta encuentra paz y crea con los indígenas de la aldea cercana a su casa una cooperativa para explotar la sal. Conoce sus costumbres, sus valores, sus miedos, y también conoce a Siwar, un atractivo indígena, con quien entra en conflicto al principio, pero de quien acabará enamorándose.

Sin embargo, un buen día Julieta recibe la visita de su padre, que llega con una terrible noticia: la ha casado por poderes y la manda a España para que se consume su matrimonio. Además, le revela que Siwar trabaja para él y tenía el encargo de vigilarla atentamente. Julieta, desolada, viaja a Madrid, creyendo haber perdido para siempre El Salar, a sus gentes y especialmente a Siwar. Pero a veces la vida cierra una puerta pero abre otra, y la tenaz Julieta no parará hasta conseguir recuperar su verdadera vida.

Opinión personal:

Hace casi un año y medio Susana López Rubio me robaba el corazón con El Encanto, que se convirtió en una de mis historias favoritas del 2018. Resultaba un acierto cada vez que lo recomendaba a amigos y conocidos.

Este año, Flor de sal, el segundo libro de la autora no se ha quedado atrás. Esta novela nos acerca a la vida de Julieta Carrión, una mujer fuerte, con una mentalidad atípica para su época y destinada a vivir una vida igualmente poco convencional para la mujer española de principios del siglo XX.

Cuando Julieta se ve obligada a emigrar a Bolivia tras la muerte de su madre, esta se da cuenta de que su padre, a quien siempre ha admirado, trata de forma cruel a trabajadores y niños en los negocios que allí dirige. Atraída por una vida exótica y llena de aventuras Julieta conocerá también el amor por primera vez. Sin embargo, se enamora de Siwar, un indígena, algo “equivocado” incluso en un lugar tan remoto. Cuando el padre de Julieta decide enviar a su hija de vuelta a España para que se case con un hombre al que no ama, todo parece terminar para ella, pero Julieta aún no sabe que sus aventuras están lejos de acabarse. Flor de sal es una novela llena de giros inesperados de principio a fin.

Lo que más me gusta de esta autora es su capacidad de describir lugares y escenas. Su habilidad para exponer y detallar me hacen sentirme como un personaje más infiltrado en la historia, ya que crea en mi mente imágenes nítidas de cada momento y lugar. Si La Habana ya me cautivo en El Encanto, Flor de sal me ha hecho sentir unas ganas inmensas de descubrir El Salar de Uyuni.

Por otra parte, esta historia está llena de personajes fuertes y  con gran personalidad. Como comentaba antes, Julieta es una mujer tenaz y valiente, ansiosa por vivir aventuras y con un gran sentido de la justicia, Cualidades que se alejan bastante de las que mostraban las mujeres de la sociedad española en esta época. Su padre, don Gonzalo Carrión, es para mi su equivalente masculino en cuanto a energía y decisión, e incluso Adela, la amante de este, es una mujer que a su manera lucha con uñas y dientes por conseguir su lugar en el mundo. No obstante, es cierto que no he conseguido empatizar tanto con Siwar, cuya personalidad me ha parecido estar poco definida a pesar del importante lugar que ocupa.
Por otra parte, Si El Encanto tenía a los inseparables amigos de Patricio para aportar pinceladas entrañables a los momentos más trágicos, en esta ocasión la criada Inés y Sor Ajo me han robado más de una sonrisa con sus ocurrencias.

En definitiva y como ya comenté en mi reseña de Instagram, Susana López Rubio ya está muy cerca de convertirse en una de mis autoras preferidas.

No os perdáis esta fascinante historia.

Comparte:
error