Elevación, de Stephen King, me ha parecido una metáfora a nuestro paso por la Tierra. Una crítica a nuestra sociedad individualista en la que nada importa cómo se sientan los demás y en la que ni nos planteamos si está en nuestra mano prestarles ayuda o facilitarles la vida. Vivimos por y para nosotr@s mism@s en una rutina cada vez más asfixiante.

Scott es un hombre divorciado, que vive con su gato en Castle Rock. De un día para otro nota que, pese a no cambiar hábitos alimentarios, pierde peso de manera sustancial a diario, además de pesar lo mismo con y sin ropa. ¿Qué ocurrirá cuando irremediablemente llegue a visualizar «0» en la báscula?

El protagonista recurrirá a su gran amigo, el jubilado doctor, y establecerá nuevas relaciones con sus vecinas, una pareja de lesbianas a quienes repudian en la localidad por el mero hecho de serlo. Aprenderá grandes cosas durante ese intervalo de tiempo y pondrá en práctica muchas otras, que harán que se vaya de este mundo bien orgulloso de sí mismo.

Una obra intensa pese a su brevedad y bastante recomendable por todo lo que nos hace sentir y analizar.

SINOPSIS:

El cuerpo de Scott Carey sufre un extraño fenómeno: pierde peso sin parar pero no se vuelve más delgado, su báscula le dice que cada día es un poco más ligero, sin importar si lleva o no ropa o cómo de pesada sea esta.
Castle Rock es una ciudad pequeña en la que las noticias vuelan y Scott no quiere ser sometido a pruebas y experimentos, así que solo confía su secreto a su amigo el doctor Ellis.

Sin embargo, el misterio de su insólita enfermedad causará efectos inesperados en la convivencia de la pequeña ciudad y sacará a la luz lo mejor de la gente que le rodea.

Número de páginas: 176 (formato físico)

Editorial: SUMA

Comparte:
error