Alguien que me quiere mucho –por cierto, es recíproco- me regaló este libro para mi cumpleaños y, por fin, le he hecho un hueco entre la interminable lista de “libros pendientes” y me he animado a leerlo. ¡Muchas gracias, Rakel!

Pese a lo breve que es –apenas 160 páginas en formato físico- he de reconocer que me ha sorprendido enormemente porque es mucho más que un texto autobiográfico o testimonial. De hecho, no es esa su intención y aunque narra sucesos vividos por el propio autor en los campos de concentración nazis, El hombre en busca de sentido es, sin duda alguna, un ensayo psicológico, que, redactado sin la textura de una obra científica, la hace comprensible y amena, y ahí reside su encanto.

En la historia destaca la sabiduría psicológica mientras que su crudeza mantiene al lector/a la lectora con plena atención, pues Frankl, uno de los referentes más destacados de la psicología del s.XX, describe con suma precisión los cambios psicológicos que tienen lugar entre los reclusos del campo.

Según él, mientras que la mayoría de prisioneros creía que las verdaderas ocasiones de autorrealización ya habían pasado, era realmente cuando se encontraban con el desafío de elegir qué hacer de la vida en el lager (campo de concentración): convertir esa tremenda experiencia en una victoria, transformarla en un triunfo interior, o bien desdeñar la experiencia y limitarse a vegetar, como hicieron casi todos los reclusos.

Desde luego, quien perdía la fe en el futuro –su futuro- estaba doblemente condenado, aunque, por otra parte, era verdaderamente difícil no sucumbir a ello, pues raramente contaban con un objetivo que diera sentido a su vida entre tantas vejaciones y miseria.

No sé qué tendrá la temática del holocausto pero me encanta leer sobre ella pese a lo dramático de la situación. Me abruma enormemente la crueldad humana sin límites conocidos pero a la vez considero necesario leer sobre ello. ¿Os pasa lo mismo a vosotr@s?

SINOPSIS

El hombre en busca de sentido es el estremecedor relato en el que Viktor Frankl nos narra su experiencia en los campos de concentración.

Durante todos esos años de sufrimiento, sintió en su propio ser lo que significaba una existencia desnuda, absolutamente desprovista de todo, salvo de la existencia misma.

Él, que todo lo había perdido, que padeció hambre, frío y brutalidades, que tantas veces estuvo a punto de ser ejecutado, pudo reconocer que, pese a todo, la vida es digna de ser vivida y que la libertad interior y la dignidad humana son indestructibles.

En su condición de psiquiatra y prisionero, Frankl reflexiona con palabras de sorprendente esperanza sobre la capacidad humana de trascender las dificultades y descubrir una verdad profunda que nos orienta y da sentido a nuestras vidas.

La logoterapia, método psicoterapéutico creado por el propio Frankl, se centra precisamente en el sentido de la existencia y en la búsqueda de ese sentido por parte del hombre, que asume la responsabilidad ante sí mismo, ante los demás y ante la vida.

¿Qué espera la vida de nosotros? El hombre en busca de sentido es mucho más que el testimonio de un psiquiatra sobre los hechos y los acontecimientos vividos en un campo de concentración, es una lección existencial.

Número de páginas: 162 (formato físico)

Editorial: Herder

Comparte:
error