Deborah Levy inicia esta “autobiografía en construcción” con Cosas que no quiero saber, primer título de lo que será un tríptico sobre la condición de ser mujer.

En él, la autora utiliza la escritura para dejarse llevar por la calma, entrar en sus recuerdos más destacados de la infancia y destacar aquello que quería y no quería saber sobre la vida, a causa de buscar su propia voz y convertirse en una mujer independiente. Además, este libro nace como respuesta al ensayo “Por qué escribo”, de George Orwell.

Su pluma es tan diferente a lo que hayas leído anteriormente que el lector/la lectora trata de dosificar la lectura para que sus palabras le calen.

En cuanto al segundo título, El coste de vivir, narra la etapa de Levy como artista, madre e hija. La autora, casi en la sesentena, ha de afrontar las dificultades que se le presentan, como es el divorcio de su marido y la pérdida de su madre, a la vez que trata de ser feliz mientras se aísla en el cobertizo y escribe su libro.

A través de un diálogo con intelectuales como Marguerite Duras o Simone de Beauvoir, Levy se pregunta, haciéndonos reflexionar a nosotros/as y tal cual sugiere el título de la obra, cuál es el coste de vivir de la forma en que una mujer quiere, sin cumplir con el papel ficticio de “feminidad” que la sociedad nos impone.

Tras estos manifiestos tan elocuentes y tan llenos de metáforas a los que la autora llama “una nueva manera de vivir en el mundo posfamiliar”, estoy deseando leer el tercer título que da fin a sus memorias.

SINOPSIS DE «COSAS QUE NO QUIERO SABER»:

Deborah Levy arranca estas memorias recordando la etapa de su vida en que rompía a llorar cuando subía unas escaleras mecánicas. Ese movimiento inocuo la llevaba a rincones de su memoria a los que no quería volver. Son esos recuerdos los que forman Cosas que no quiero saber, el inicio de su «autobiografía en construcción».

Esta primera parte de lo que será un tríptico sobre la condición de ser mujer nace como respuesta al ensayo «Por qué escribo», de George Orwell. Sin embargo, Levy no viene a dar respuestas. Viene a abrir interrogantes que deja flotando en una atmósfera formada por toda la fuerza poética de su escritura.

Su magia no es otra que la de las conexiones impredecibles de la memoria: el primer mordisco a un albaricoque la traslada a la salida de sus hijos de la escuela, observando a las otras madres, «jóvenes convertidas en sombras de lo que habían sido»; el llanto de una mujer le devuelve la nieve cayendo sobre su padre en el Johannesburgo del apartheid, poco antes de ser encarcelado; el olor del curry la lleva a su adolescencia en Londres, escribiendo en servilletas de bares y soñando con una habitación propia.

Número de páginas: 136 (formato físico)

Editorial: Literatura Random House

SINOPSIS DE «EL COSTE DE VIVIR»:

Deborah Levy empieza a escribir este libro cuando, con cincuenta años, se ve forzada a reinventarse: su matrimonio ha terminado, sus ingresos escasean, su madre se está muriendo y sus hijas empiezan a abandonar el nido. En un momento en que la vida tendría que volverse plácida e imperturbable, Levy decide abrazar el caos y la inestabilidad a cambio de recuperar, oculto bajo capas y capas de resignación, un nombre propio.

A través de un diálogo con intelectuales como Marguerite Duras o Simone de Beauvoir, y mediante recuerdos que evoca con elocuencia, sensibilidad y un delicioso sentido del humor, Levy se pregunta cuál esese papel ficticio escrito por hombres e interpretado por mujeres al que llamamos «feminidad». Cualquiera que haya luchado por ser libre y por construir una vida propia sabe que es precisamente eso: una lucha constante en la que se paga un coste por vivir.

Número de páginas: 155 (formato físico)

Editorial: Literatura Random House

Comparte:
error