1932. La sociedad británica espera que nuestra protagonista, Violet Speedwell, tras perder a su padre, su hermano y su prometido en la Gran Guerra, acepte su papel de mujer soltera y se rinda a su destino: cuidar de su madre y renegar de sus verdaderos proyectos.

Su familia, sin ir más lejos, le otorga una serie de responsabilidades morales por el hecho de ser mujer y no haber formado su propia familia. Sin embargo, Violet demostrará que se basta por sí sola para encontrar la felicidad y luchar por aquello que considera justo o que desea (tener un trabajo, ser económicamente independiente, dedicarle tiempo a sus aficiones y pasar tiempo con sus amantes). 

En mi opinión, como reflexión sobre lo duro que hubiera resultado ser mujer en la época (sobre todo si no te ciñes a estereotipos y no obedeces ante lo que se espera de ti); la gran necesidad de «hacer piña» entre nosotras como un canto a la sororidad y por el hecho de mostrar que hay diferentes maneras de amar y que ninguna es mejor que otra, la obra es muy buena. 

Aunque, bien es cierto, que, en cuanto al ritmo,  me ha parecido demasiado lenta en algunos pasajes y creo que, con estos elementos como recursos, la autora podría haberla hecho más entretenida o proporcionarle algo más de «vidilla». 

¿Alguien que la haya leído por aquí?¿Qué opinión os merece?

Comparte: