Una joven de 15 años, Xiana Alén, ha sido asesinada en su habitación mientras que sus padres, su tía, un matrimonio de amigos y su anciana tía-abuela están celebrando la noche de San Juan con una rica cena en el jardín.

Lo que, a priori, puede parecer desconcertante y, pese a la ausencia de pruebas y conexiones con el suceso, tanto el psiquiatra como los policías encargados del caso, trabajarán duro para demostrar que siempre, tras rascar en la superficie, nada es lo que parece. 

Una historia que te atrapará desde el principio y que te mantendrá con la duda hasta, prácticamente, las últimas hojas (¡literal!). Además, resulta brutal la interpretación profesional que hacen el Dr. Connor y los agentes, Santi y Ana, de cada uno de los sospechosos, tras analizar sus comportamientos y profundizar en sus mentes.

Una obra que tenía pendiente desde hace tiempo y que me ha gustado bastante 🙂

SINOPSIS:

Seis sospechosos cenan en el jardín de una lujosa casa de las afueras de Santiago de Compostela mientras el cadáver de Xiana Alén, de quince años, yace en el suelo anegado de sangre de su dormitorio, como si fuera una instalación artística: sus padres, su tía Lía Somoza -pintora de fama internacional-, una pareja de amigos y la anciana tía de las hermanas Somoza.

Todos los indicios apuntan a Lía, pero a los pocos días esta trata de suicidarse y es internada en un hospital. El comisario Santi Abad, con la ayuda de Ana Barroso -una policía joven, fuerte y temperamental con la que le irá uniendo una intensa y conflictiva relación-, deberá destapar los secretos mejor enterrados de los Alén Somoza, una de las familias más poderosas y adineradas de la alta sociedad gallega.

Una excepcional intriga en la que nada es lo que parece y nadie es quien dice ser confirma a Arantza Portabales como la nueva dama de la novela negra española.

Número de páginas: 432 (formato físico)

Editorial: Lumen

Comparte: