Dicen que Flores sobre el infierno es el debut del año de la editorial Alfaguara Negra y que se trata de un thriller con nombre de mujer. Respecto a lo primero, después de haber leído la obra, puedo decir que no me extraña en absoluto y, en cuanto a lo segundo, doy fe de ello.

Se trata de una novela negra que desde el principio te embauca, ya que además de querer descubrir los misterios en torno a los asesinatos que están teniendo lugar en Tramontì, un pequeño pueblo situado en el norte de Italia, las historias personales de los personajes y la relación entre ellos mismos atrae la atención del lector a más no poder.

Por fin la protagonista principal es una mujer, Teresa Battaglia, comisaria al mando, quien cuenta con la ayuda de un joven inexperto, Massimo Marini, para resolver los casos acaecidos. Teresa, quien me ha recordado al inspector David Gurney (de John Verdon) en algunas ocasiones, es una mujer de edad, un poco brusca y directa pero, a la vez, empática. Es racional, sabe cuándo dejarse llevar por su instinto y a la vez que «maltrata» a los jóvenes que trabajan con ella, los protege. El libro también nos muestra el por qué de su personalidad, ya que el lector descubrirá la lucha interna que está teniendo lugar en ella y empatizará con esta valiente mujer rápidamente.

En definitiva, destacar que la trama es del todo inquietante, como en toda buena novela negra que se precie e incita a la continuación ininterrumpida de su lectura. Así que animaos, ¡que no os decepcionará!

SINOPSIS:

El primer cadáver es el de un hombre desnudo, con la cara desfigurada y los ojos arrancados. Algo aterrador está ocurriendo en las montañas: un recién nacido ha desaparecido y una sombra misteriosa vaga por los bosques. El caso requiere de todas las habilidades de Teresa Battaglia, comisaria de policía especializada en perfiles criminales que, todos los días, camina sobre el infierno. Su mejor arma es la mente, pero últimamente la está engañando; su lucidez está en riesgo y la investigación, por tanto, también. Por primera vez en su vida, tiene miedo.

Teresa y el joven inspector Massimo Marini, llegado desde hace poco de la ciudad a este enclave montañoso, deberán llevar a cabo la investigación más difícil a la que se han enfrentado jamás: un caso que hunde sus raíces en los episodios más oscuros y estremecedores de la historia de este rincón milenario del norte de Italia: un infierno que aún sigue latiendo.

Número de páginas: 352 (formato físico)

Editorial: Alfaguara Negra

Comparte:
error