Nos encontramos aquí ante el primer libro de la Serie Harry Hole, de Jo Nesbo, una historia que nos transporta a Australia, lugar donde aparece el cuerpo sin vida de una chica noruega, nacionalidad del detective Harry Hole, el cual se traslada al país para ayudar con la investigación en curso y encontrar al asesino de la chica, pero lo que a priori parece un caso aislado, acaba convirtiéndose en un asunto de más enjundia, descubriéndose la conexión de este caso con otros que quedaron sin resolver en distintas partes del mundo años atrás.

En su labor de investigación, Hole es asistido por un detective australiano, Andrew Kensington, quien le aporta a Hole conocimientos de gran importancia para la resolución del caso, y dichas historias, que ayudan al lector a conocer la cultura australiana, no son un sinsentido precisamente a pesar de lo que pudiera parecer.

Se trata de la típica novela policíaca noruega, de la que soy fiel amante, y me ha encantado de principio a fin, con un desarrollo brutal que explosiona en la última parte del libro, que se divide en 3 grandes secciones, acabando por dar sentido a dicha división.

Además, en este caso, al contrario de lo que me ha ocurrido con otras novelas y a pesar de que como ya he dicho en otras ocasiones no soy fanática de las historias románticas, me ha gustado mucho el papel desempeñado por Birgitta, siendo para mí un personaje central e importante que aporta frescura y un final en cierto modo inesperado.

Sin duda, continuaré con la serie de Harry Hole, pues me ha encantado su primer libro. Ya había leído que Jo Nesbo es una apuesta segura para los amantes de los thriller y sin duda lo corroboro.

Número de páginas: 376 (formato físico en edición bolsillo)

Editorial: DEBOLS!LLO

Comparte: