Hola de nuevo lectores!

Hoy os traigo una reseña un tanto atípica, puesto que no es un libro que he acabado de leer , sino todo lo contrario, es un libro que hace algún tiempo que he leído, pero no sólo es de mis autores sino que está entre mis libros favoritos, así que he decidido dar mi opinión y de paso convencer a alguien de su lectura.

Como ya os he avanzado, Pérez Reverte es uno de mis autores favoritos, o más bien mi autor» fetiche», aquel que hizo  mella en mi despertar lector, cuando era apenas una preadolescente, y fue un autor atípico para ello , puesto que para nada es un autor «adolescente» o una literatura fácil, pero me cautivó por el hecho de tener la magia de transportarte a ese mundo, a ese sitio, a ese lugar en el tiempo, al fin y al cabo, eso el más mágico y bonito de la lectura. Y es que  , para eso, Pérez Reverte es el mejor. Tiene un verdadero don en tele transportarte mediante palabras a  siglos pasados, y describirte tan bien a los personajes, su ambiente, su acción, y todo lo que le rodea que te evades de una forma única, y gran ejemplo de todo esto es sin duda, el maestro de esgrima.

Su sinopsis dice así :

“El maestro de esgrima «es la historia de un mundo de tahúres y mercachifles mantenido a distancia por un florete honorable. Pero es, sobre todo, una inquietante parábola sobre el poder del dinero, la ambición política y la extinción de los valores de honradez y fidelidad en un siglo XIX que agoniza.” 

Con un poquito más de extensión a su sinopsis oficial su trama se podria resumir de la siguiente manera :  Don Jaime Astarloa es uno de los pocos maestros de esgrima que quedan en la España de finales del siglo XIX. El general Prim acecha ya al gobierno de Isabel II y la revolución es el tema de las tertulias de café. Don Jaime, ya avanzado en edad, subsiste dando clases a algunos pipiolos y a su buen amigo Luís de Ayala-Vallespín, marqués de los Alumbres. Dedica su tiempo libre a la que ha sido la obsesión de toda su vida: hallar la estocada perfecta. Un día, una misteriosa mujer, Adela de Otero, se presenta reclamando los servicios del maestro. No solo eso; además quiere que le enseñe la estocada de los doscientos escudos, uno de los movimientos más efectivos ideados por el maestro. Lo que Jaime Astarloa ignora es el verdadero motivo por el que Adela de Otero ha acudido a él. El secreto de un importante escándalo que podría salir a la luz está de por medio, y Don Jaime, chapado a la antigua, se verá de pronto envuelto en una complicada trama de engaños y asesinatos.

Así pues para mi gusto tiene el escenario y la historia perfecta, unos personajes elaborados sin llegar a ser complicados, un contexto histórico y político, descrito a la perfección ( sin que se haga para nada pesado ), en el que recorres el MAdrid del siglo XIX como si tu vivieras en él  y una historia de conspiración y crímenes con el acero de los floretes como guía (cada capítulo es el nombre de un movimiento de esgrima), y una precisión tan genial en sus movimientos cuando los describes , que terminas el libro creyendo que tu mismo has realizado tu propia estocada.

Un placer de libro para la imaginación, los sentidos y la evasión pura, aquella que sólo consiguen lecturas , autores y libros magistrales.

Espero que lo disfrutéis.

Hasta la próxima.

Silvia.

Comparte:
error