“Para todas las mujeres que se levantan cansadas,

se acuestan agotadas y, aún así,

no dejan de trabajar todos los días,

para construir un mundo mejor”.

Aspasia de Mileto, Hypatia de Alejandría, Sor Juana Inés de la Cruz, Mary Wollstonecraft, Clara Campoamor, María Teresa León, Zenobia Camprubí, Mileva Maric… Solo son un puñado de ejemplos. La historia está repleta de mujeres sabias ignoradas y olvidadas, que pagaron hasta con la vida por su sabiduría y su afán de libertad. Mujeres cuyas hazañas no se estudian en el cole.

Y hoy, pese a que algunas personas aún se cuestionan si es necesario el feminismo o no, nos siguen matando. Por el mero hecho de ser mujeres. Nosotras estamos cansadas de ser herederas de esta lucha y pioneras al mismo tiempo. Hijas y nietas de una larga tradición de pensadoras luminosas y luchadoras incansables que, aunque parezca mentira, aún seguimos siendo las primeras en traspasar algunas puertas. Puertas que hasta hace no mucho estaban exclusivamente reservadas para los hombres. Pese a lo mucho que ha cambiado todo, nada ha cambiado.

La violencia es, en la mayoría de los casos, un mecanismo de respuesta a un problema determinado, y para el patriarcado no hay mayor conflicto que la pretensión de autonomía de las mujeres. Por un lado, podemos afirmar que la desigualdad es el caldo de cultivo para la violencia, mientras que, a su vez, es precisamente la violencia la que consigue que, incluso hoy, la igualdad real entre hombres y mujeres sea una utopía. Esto es, la igualdad (aquello que defiendo el movimiento feminista) es la única medicina preventiva para la violencia de género, pues como todas sabemos, de la cultura del menosprecio a la cultura de la violación solo hay un paso. No hay más que leer la prensa, ver los noticiarios… Sigue siendo, por desgracia, nuestro pan de cada día.

¿Qué podemos hacer contra ello? Sororidad. Apoyarnos las unas a las otras. Respetarnos. Leer a Nuria Varela. Empaparnos de ensayos feministas de este tipo. Abrir nuestra mente. Analizar nuestro entorno. Entender este mundo que nos ha tocado vivir. Y cambiarlo en la medida en que no lo entendamos justo y/o no nos guste. Para eso estamos aquí 🙂

SINOPSIS:

Cansadas es una mirada feminista que contempla recuerdos, reflexiones, repotajes, artículos, notas de viaje y conversaciones a lo largo de una década.

Cansadas es el sugerente título del nuevo libro de la autora de Ibamos a ser reinas y Feminismo para principiantes (publicados por Ediciones B). En él, la autora evidencia las nuevas y sutiles formas del patriarcado para seguir discriminando a las mujeres bajo el velo de la igualdad, nuevas formas de sexismo y de misoginia, más encubiertas pero igual de machistas.

«A estas alturas, resulta casi imposible cambiar actitudes y valores en un cuerpo agotado por la doble y triple jornada, por las microviolencias y micromachismos diarios, -en el trabajo y en las relaciones personales-, por la exigencia del mito de la belleza y la eterna juventud, la medicalización excesiva del cuerpo y la patologización de todos los procesos naturales de nuestros cuerpos. Invisibles. Nos hemos hecho mayores y no nos gusta lo que vemos. Es tiempo de nuestra propia reacción.» Nuria Varela.

Número de páginas: 224 (formato físico)

Editorial: Ediciones B

Comparte:
error