Gina Kane es una periodista independiente, que recibe un correo en el que una chica le pide ayuda «por algo terrible» que le pasó cuando trabajaba en una famosa cadena de noticias; y lo peor es que cree que ha pasado con otras muchachas.

Esto hace que Gina empiece a investigar para hacer un reportaje, pero no es consciente de lo que puede destapar.

Cuando intenta encontrar a la chica que le escribió el correo descubre que ha muerto en extrañas circunstancias, lo que hace que se interese aun más por la noticia, intentando contactar con su entorno para llegar a las otras chicas que pasaron por lo mismo.

A la vez Michael Carter, que es un abogado que trabaja para la cadena de noticias, descubre que varias empleadas han sufrido acoso sexual de manos del presentador estrella de la cadena, y ahora tiene que buscar la forma de comprar su silencio.

Todo se complica porque la empresa va a salir a bolsa y no se puede permitir ninguna mala publicidad.

Tras la aparición de nuevas víctimas nos damos cuenta que alguien esta dispuesto a cualquier cosa para proteger a la empresa.

No es el mejor libro de la autora, ni de lejos; sigue en su linea de presentar a varias personas, posibles candidatos a ser el asesino y luego es el que menos te esperas. Pero en este caso lo hace de una forma tan sosa y sin gracia que me ha decepcionado totalmente; a lo mejor la pobre estaba ya demasiado mayor o después de tantos libros, había agotado su reserva de tramas.

Este libro es de los que estas deseando terminar, pero no porque te encanta y te engancha, sino para empezar otro y olvidarlo lo antes posible.

Comparte: