-“El mal nunca queda sin castigo, pero a veces el castigo es secreto”.- Agatha Christie

Primer libro que leo de la maestra del crimen -Agatha Christie- y quizá no sea el último, es otra forma de  ver la novela policíaca y de misterio con respecto a lo que estoy acostumbrada a leer.

La verdad es que no soy de las personas qué mientras lee una novela negra o un thriller está buscando al culpable o sospechoso del asesinato pertinente, me meto en la trama, pero intento no hacer cábalas; pues bien con este libro la verdad es que aunque las hubiera hecho no hubiera acertado.

Me ha gustado, pero creo que da demasiadas vueltas hasta llegar a desvelar quién es el asesino.

Muchos personajes que hasta que te familiarizas con ellos te bullen en la cabeza. Una vez los tienes asimilados vas metiéndote en la trama mucho mejor. Hablando con otros lectores parece que esta es una opinión un poco generalizada.

La forma de escribir me ha costado un poquillo, o quizá sea la traducción.

El desarrollo y el final son muy muy buenos.

Diez personas son invitadas por carta a pasar unos días en una isla paradisíaca, y cuando llegan a la mansión donde se hospedarán, escuchan una voz en off que les dice que cada uno morirá para purgar el crimen que ha cometido.

A partir de allí, empiezan a ser asesinados misteriosamente, y van muriendo del mismo modo que reza una vieja canción:

 Diez negritos se fueron a cenar;
uno se asfixió y quedaron nueve.

Nueve negritos estuvieron despiertos hasta muy tarde;
uno se quedó dormido y entonces quedaron ocho.

Ocho negritos viajaron por Devon;
uno dijo que se quedaría allí y quedaron siete.

Siete negritos cortaron leña;
uno se cortó en dos y quedaron seis.

Seis negritos jugaron con una colmena;
una abeja picó a uno de ellos y quedaron cinco.

Cinco negritos estudiaron Derecho;
uno se hizo magistrado y quedaron cuatro.

Cuatro negritos fueron al mar;
un arenque rojo se tragó a uno y quedaron tres.

Tres negritos pasearon por el zoo;
un gran oso atacó a uno y quedaron dos.

Dos negritos se sentaron al sol;
uno de ellos se tostó y solo quedó uno.

Un negrito quedó solo;

se ahorcó y no quedó... ¡ninguno!
AGATHA CHRISTIE
Foto de la autora
Agatha Christie

@lectorascotorras #lectorascotorras #lapichulinalee #dieznegritos #agathachristie #unanubedelibros #bookstagramers #libros #read #megustaleer #leeresdeguapas #leeresvivirdosveces #books #reseñas

Comparte: